FUNDICIONES ESPITIA S.A.S

 

Nace por la iniciativa de su Fundador Rabino Espitia Álvarez. En esa época el señor Espitia salió de la empresa Apolo con las más grandes intenciones de crear su empresa en el ramo que había especializado en su vida laboral. Con la ayuda del señor Germán Posada propietario de la Chatarrería Gerpo, y en un local ubicado en la Bayadera pudo realizar sus primeras fundiciones de Hierro Gris

.

Haciendo repuestos para los talleres de la zona, la empresa creció y por esto nuestro fundador compró unas máquinas para poder abastecer su nuevo mercado. Ya con las prensas, cernidora y un cubilote más grande y apropiado se vio en la necesidad de cambiar de local y fue así como compró uno por el sector del Bosque. Allí la empresa empezó a tener un buen nombre, y empezaron a fundir para Imusa, Granadas, motobombas, Hostiarios y todo tipo de repuestos de las empresas grandes de la ciudad de Medellín en esa época.

 

 

Llego el momento de seguir creciendo, y sabiendo lo visionario que fue Don Rabino adquirió un local nuevo en el barrio Caribe. Fue en este tiempo cuando se miró un poco más adelante y se entra a competir en la industria mecánica. Se consiguieron tornos paralelos, fresadoras, taladros, sierras eléctricas y en la parte de la Fundición se pasó a la limpieza del producto por medio de granallado para beneficio de la parte ambiental, aumentando así el valor agregado de Fundiciones Espitia S.A.S.